Nadie de nada: el libro y el camino

No leí a Manuel Lombardo hasta que llegué a la universidad. En la biblioteca, y de casualidad, entre otros poemarios que quizá no habían tenido ni un solo préstamo, encontré un libro cuyo título me llamó la atención: No (1989-1993). Lo publicaba el Ayuntamiento de Jaén y contaba con una lúcida presentación de Juan Manuel Molina Damiani. Después de leer tres o cuatro poemas al azar, supe que había topado con un poeta del que ya no me separaría nunca.

A partir de ese momento, reseñé su obra -nihilista, existencial y al mismo tiempo vigorosa, excelsa- en el fanzine que editábamos unos colegas, Poetica Seminarii, y busqué todos sus libros por librerías de viejo. Por entonces, no sospechaba que un día llegaría a conocer su obra de primera mano y, mucho menos aún, que le publicaría un libro (uno de los mejores, estimo).

Presento Nadie de nada este jueves. Es el decimoquinto título de Manuel Lombardo y la historia del libro también tiene lo suyo. Como todas las aventuras editoriales, este libro ha recorrido una distancia atropellada por una multiplicidad de azares que, al cabo, han impedido que vea la luz hasta ahora, cuando Piedra Papel Libros se ha hecho cargo de su edición. Porque, efectivamente, Nadie de nada es un poemario “viejo”, compuesto en 1998 y prologado por José Viñals, quien nos dejó hace unos años.

Tenga el recorrido que tenga el libro, a mí ya no me quita nadie el gustazo de trabajar con un texto como el que ahora sale de imprenta. Espero que pueda disfrutarlo mucha gente más.

Anuncios